La escalera al cielo – septiembre 15 de 2012

Pastor Juan Carlos López

Iglesia Cristiana Internacional Ríos de Alabanza

Texto bíblico. Génesis 28:10-22

Tendrás un encuentro con Dios más personal, sólo hasta que conoces a Dios por ti mismo, puedes conocerle. Jacob conoció a Dios a través de sus padres, pero sólo hasta que estuvo solo con Dios llegó a conocerle.

 Dios tiene un momento para revelarse a cada persona, pero después de que le ha conocido, la persona nunca vuelve a ser igual. Hay marcas que Dios hace sobre una persona que ha tenido un encuentro con Él.

-La almohada de Piedra. La situación económica de Jacob no era buena, tenía una tremenda necesidad de Dios, de conocerle. A veces, Dios se revela en momentos más sencillos cuando no tenemos una confianza en la carne, Jacob ya no confiaba en sus habilidades o en sus capacidades, a Él le tocó soltarse en los brazos de Dios. A veces, demasiada confianza en nosotros mismos nos lleva a depender de lo que podemos hacer, no de lo que Dios puede hacer. Todos hemos tenido tiempos de la almohada de piedra, cuando no sentimos la suavidad de que las cosas van bien, cuando nos rodea la incertidumbre del mañana, cuando estamos preocupados de lo que viene. Sin embargo, la gracia de Dios permite que aunque pasemos pruebas difíciles, y nos toque la almohada de piedra, con todo podemos dormir y soñar con Él.

-La escalera del Cielo. Las escaleras que el hombre ha usado para llegar a Dios son: filosofía, religión, éxito, obras o dinero. Sin embargo, estas escaleras son puestas del hombre hacia Dios. La escalera con la que Jacob soñó era una escalera que venia de Dios al hombre.

La religión es la capacidad de los hombres de buscar a Dios. El cristianismo es la acción de Dios para llegar al hombre. Aunque el hombre estaba perdido en pecado, Dios lo buscó y lo alcanzó, proveyendo para él un método diferente de salvación, al cual llamamos redención. Sólo en este estado el hombre es capaz de conocer a Dios, solo en esta situación. Por esto Jesús le dijo a Pedro: Que eso no se lo había revelado carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos. Se refería a la revelación que Jesús era el hijo de Dios, en otras palabras, ninguna persona puede conocer a Cristo, sino por revelación, Cristo deja de ser un maestro, o un filósofo, o un religioso, cuando sabemos que Él es más que eso, es el hijo de Dios.

La escalera tiene peldaños. Así como para subir una escalera debemos subir paso a paso los peldaños, así también en la vida cristiana, debemos subir los peldaños, que nos llevan a la madurez de nuestro conocimiento de Dios. Algunos de esos peldaños son:

1. La conversión: Cambio de dirección en tu vida. La palabra conversión se utiliza en la Biblia, para describir el cambio de corazón, el cambio de actitud hacia Dios y el cambio de vida.

2. El discipulado. Ser discípulos es una necesidad, el Señor nos llamó a hacer discípulos, un discípulo lo es, cuando está en un proceso constante de crecimiento espiritual por medio de la Palabra de Dios; es decir, cuando estudia conscientemente las escrituras dedicando tiempo a leerla y meditarla.

3. La Liberación. Es la necesidad de romper con los vínculos que consciente o inconscientemente hayamos realizado con el mundo de tinieblas, este reino que le pertenece a Satanás, la liberación es necesaria cuando una persona tiene opresión o depresión, tiene posesión diabólica, o cuando no puede enfocar sus pensamientos y mente en el Señor, o no puede recibir las verdades concernientes a la salvación, o cuando ha efectuado pactos con las tinieblas o cuando escucha voces en su mente para hacerse daño, o somete su voluntad a esas voces en su mente.

4. El liderazgo. Es la capacidad de una persona en influir positivamente en los demás para desarrollar su potencial en Cristo.

Estos son peldaños de la escalera de Dios que debemos seguir.

Poniendo de acuerdo el cielo con la tierra: Las consecuencias de la caída en el pecado, son la pérdida de alineamiento entre el cielo y la tierra. El espíritu desobediente e independiente es una consecuencia de la caída en el pecado. La vida centrada sólo en la tierra es la vida sin Dios, es la vida que no desarrolla el espíritu, solamente el cuerpo y el alma, todo lo que busca es su propia satisfacción, no la de los demás, la escalera del cielo se perdió, es la ruta de la presencia de Dios, por eso el hombre no puede conocer a Dios, a menos que encuentre la escalera. Esta visión se repite claramente, al comienzo del ministerio del Señor Jesús cuando Él dijo: Veo ángeles que suben y descienden por la escalera. Juan 1:51.

En contraste, en el cielo sólo se hace la voluntad de Dios, las criaturas rinden adoración al creador, sin obligación,  voluntariamente caen rendidas a sus pies, echando sus coronas de oro delante de Él.  Apocalipsis 4:9-11

Sólo al conocer a Jesús, podemos restaurar esa escalera al cielo, esa forma de vida, en donde se ponen de acuerdo el cielo y la tierra. Mateo 6:10

La voluntad de Dios es fácil y discernible, sólo en el caso de unir el cielo y la tierra otra vez. La obra de Cristo fue reconciliar la tierra con el cielo, es decir, al hombre separado de Dios y caído en el pecado, con nuestro Dios Santo y alejado de todo pecado. El misterio de la vida cristiana es la unión entre el cielo y la tierra en el corazón del hombre.

La oración no es otra cosa, sino poner de acuerdo al cielo y la tierra, nota que no es en la tierra en donde se originan las cosas, sino en el cielo, sólo si ponemos la mira en las cosas del cielo (Colosenses 3:2) podemos hacer la voluntad de Dios en la tierra. Cuando comprendemos este principio, es más fácil seguir la voluntad de Dios, porque hacemos lo que el Padre nos ha mandado a hacer. El pastor Marcos dice que él se mueve si el Señor se lo confirma, debemos seguir este ejemplo.

La bendición de Dios en la presencia

“La tierra en que estás acostado te la daré a ti y a tu descendencia. Será tu descendencia como el polvo de la tierra, y te extenderás al occidente, al oriente, al norte y al sur; y todas las familias de la tierra serán benditas en ti y en tu simiente. He aquí, yo estoy contigo, y te guardaré por dondequiera que fueres, y volveré a traerte a esta tierra; porque no te dejaré hasta que haya hecho lo que te he dicho” (Génesis 28:13-15).

 

Dios dice: Yo te he dicho (v. 28:15)

 

El uso del pronombre personal "yo" en el texto hebreo, como una palabra separada del verbo, señala la determinación del Señor de hacer lo que ha dicho. Es una decisión firme por parte del Señor. Hay en este versículo cinco promesas que aunque en este momento fueron dichas a Jacob, no hay ninguna razón para no hacerlas nuestras. Con toda confianza podemos creer que el Señor las cumple en nosotros.

 

1) Yo estoy contigo. Esta es una promesa de su Divina Presencia. El mismo Dios que ha permitido el desarrollo de la historia de su vida está afirmando Su Presencia. Esta promesa está en tiempo presente "yo estoy", ahora mismo el Señor está a nuestro lado. Es un "aquí y ahora" de parte del Señor.

 

2) Yo te guardaré. Es una promesa de su Divina preservación. El cuidado amoroso de Dios es una fuente de seguridad. Esta promesa habla de la inmanencia del Señor (Él está presente sustentando la creación); como también de su trascendencia (Él está sobre su creación guiándola hacia sus propósitos).

 

3) Yo te haré volver. Es una promesa de su Divina restauración. El Señor hará los cambios necesarios en la vida de Esaú para que un día Jacob pueda volver a su tierra. Esta promesa habla de los cambios que hará en la vida de Jacob para formar en él las condiciones que le permitan volver y restaurar la relación con su hermano.

 

4) Yo no te abandonaré. Es una promesa de su Divina ayuda. El Señor ha asignado la tarea, puede parecer dura y difícil, pero que importa cuando ya se sabe que Él está a nuestro lado para hacerla con éxito. Esta promesa nos habla del hecho que Dios nos proporcionará los recursos necesarios y sobre todo su dirección para que las empresas en las cuales debamos participar tengan los resultados positivos.

 

5) Yo te lo he dicho. Es una promesa de su Divino cumplimiento. Dios ha empeñado su palabra y por lo tanto Él velará por el total cumplimiento de lo que ha expresado. Esta promesa nos recuerda algo que dijo Jesús: El cielo y la tierra pasarán, mas mis palabras no pasarán. Así es.

 

Conclusión: Podemos confiar en las promesas de Dios. Si nos promete su protección y sus bendiciones, podemos estar seguros que va a cumplir con esa promesa. Jacob tenía grandes garantías para poder seguir adelante en su misión.

Red de Oración 7x24

Anuncios Mes Julio

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10

Hogares de Luz

logohogares

Nuestros Canales

Usuarios en Linea

Hay 59 invitados y ningún miembro en línea

by acls us

Sobre Nuestra Iglesia:

La Iglesia Cristiana Internacional Ríos de Alabanza es una iglesia basada en sana doctrina y en los principios bíblicos. Creemos en la salvación por la fe, la vida eterna, la resurrección de Cristo, la santidad, los dones y ministerios, el discipulado bíblico, la alabanza y la adoración como expresión de una vida nueva, la restauración del ser humano a través de la Palabra.

Ubicación:

  • Auditorio Principal: Calle 137 No 46 - 26 Barrio Spring (Dos cuadras abajo estación de Transmilenio Alcalá).

Nuestras Reuniones:

  • Miércoles: Noches de Poder y Alabanza  6:30 p.m.
  • Sábados: Jóvenes RDA 2:30 p.m.
  • Domingos: Reunión General (Celebración)
    • 08:00 a.m. - 10:00 a.m.
    • 11:00 a.m. - 1:00 pm

    Información de Contacto: Contact Center: (057) (1) 7424722 (057) (1) 7424723

    Bogotá D.C., Colombia, Suramérica.

    Redes de Contacto:

    Enlace Iglesia Living a New Life
    Nuestra Cobertura Espiritual
     
     
    Contact Center Axxion
    Mueve tu negocio a través de nuestro Contact Center AXXION.
     
    Fundación Accionar Colombia
    Haz parte de nuestra Fundación.